BLOG

Talk Nutty To Me

Apr/8/2019 -

Inspirados por el mantra: “Comer ... ver más

Hilton Guatemala City

Apr/5/2019 -

Hospitalidad (sust.) Cualidad d... ver más

Chop Chop

Apr/2/2019 -

Lo último que nos queda de este ... ver más

Juice It

Mar/27/2019 -

Cuando escuchamos mencionar una die... ver más

El consumidor y la seguridad alimentaria

-

Es importante recordar que, como co... ver más

Cata a Ciegas D.O. Rueda

Mar/21/2019 -

En la reciente cata a ciegas, Gilbe... ver más

Nikkei

Mar/20/2019 -

Nikkei es un termino otorgado a niv... ver más

Rollos Bajo Cero

Mar/19/2019 -

Los ice rolls se caracterizan tambi... ver más

Joopa

Mar/18/2019 -

Hemos visto los beneficios que nues... ver más

Café del Arte

Mar/13/2019 -

En el año 2016 inicia esta histori... ver más

Cosechas

Oct/2/2018
-

Los guatemaltecos hemos sido beneficiados con una ubicación que nos permite tener vegetación durante todo el año, claro, esto no es noticia para nadie. Existen épocas en específico en dónde la tierra nos da frutos para disfrutar únicamente en esa temporada, un ejemplo de ello es el mango para el verano, o los anacates cuando es época de lluvia.

 

Los chefs, Alberto Blanco y Juan Carlos Castillo decidieron celebrar los ingredientes de la temporada en una cena de degustación que titularon “Cosechas”. Lo que hizo resaltar a esta velada fue la utilización de varios ingredientes cotidianos como el loroco, el chipilín o rábano en preparaciones que no acostumbramos a ver para esos sabores. 9 platos, cada uno una experiencia única.

 

Como entradas: Sashimi de maji maji, con chirmol de loroco, flor de chipilín y salsa de chile guaque verde quemado. Anacates en consomé de hongos con huevo confitado. Tostadita de chojín (que a mi parecer, deberían incluir en el menú, ¡deliciosa!). Cubo de melón marcado en parrilla, croqueta de yuca y queso y un chicarrón de panceta. Este último contiene en sí una historia de un viaje: el melón representa a Chiquimula, el chicharrón y la yuca el paso por Zacapa.

 

El primer plato fuerte consistió de un filete de pargo frito en caldo de tapado. Seguido por las tres hermanas, representando como entre la milpa, la arveja y el güicoy se cuidan entre sí durante su crecimiento, esto hecho en un puré de elote con flor de güicoy y guías de arveja.

 

Los últimos tres platos, representando los recados tradicionales: asado de tira en salsa de pinol. Cambiamos paladar con un sorbete de naranja, sal y pepita (deberían crear una granizada de estos sabores) y el postre tres trufas de chocolate: cardamomo, café y chile Cobán.

 

Este tipo de ponencias nos recuerdan que la comida guatemalteca puede abarcar más allá que los tradicionales tamalitos o recados, y utilizar la riqueza natural que tenemos para crear experiencias que griten Guatemala solo por los ingredientes que nos identifican.

 

Por Ana Valdez